Blog

El correcto uso de la inteligencia emocional (noticia completa)

El pasado mes de mayo tuvo lugar en las instalaciones del COITCV un curso sobre Inteligencia Emocional. Durante los días 30 y 31 de mayo los asistentes a las jornadas pudieron disfrutar de unas clases magistrales enfocadas a la mejora de las capacidades emocionales e intelectuales de los asistentes para poder aplicarlo en su entorno laboral de una manera correcta. Los participantes en las jornadas se sintieron muy satisfechos con el curso.

El término Inteligencia Emocional se refiere a la capacidad humana de sentir, entender, controlar y modificar estados emocionales en uno mismo y en los demás. Inteligencia emocional no es ahogar las emociones, sino dirigirlas y equilibrarlas. Por ello, durante el transcurso de este curso se enseñó a los Ingenieros de Telecomunicación a canalizar esas emociones en resultados positivos.

La inteligencia emocional es un conjunto específico de aptitudes que se hallan implícitas dentro de las capacidades abarcadas por la inteligencia social. Las emociones aportan importantes implicaciones en las relaciones sociales, sin dejar de contribuir a otros aspectos de la vida. Cada individuo tiene la necesidad de establecer prioridades, de mirar positivamente hacia el futuro y reparar los sentimientos negativos antes de que nos hagan caer en la ansiedad y la depresión. En el ámbito de la psicología admite la consideración de inteligencia porque es cuantificable: constituye un aspecto mensurable de la capacidad individual para llevar a cabo razonamiento abstracto y adaptación al entorno; la inteligencia emocional se pone de manifiesto cuando operamos con información emocional.

Entre las ventajas de aplicar la inteligencia emocional a las empresas se destacó que gracias a ella podemos tener una mejor comunicación con nuestros compañeros y trabajadores, por lo que conseguimos que se sienta más persona, más feliz, más pleno y con una mayor calidad de vida. Gracias al uso de la inteligencia emocional se aumenta la motivación en el trabajo y las relaciones personales mejoran notablemente.

Mediante el uso y control de nuestra inteligencia emocional conseguimos que las personas se impliquen en su trabajo y sean más responsables y autónomas, lo que lleva a una mejora del clima laboral. Gracias al uso adecuado de nuestras capacidades podemos hacer que nuestro poder (principalmente el carismático) y nuestro liderazgo se vea reforzado: creando así un aumento de la eficacia, no solo personal sino en la de los equipos a nuestro cargo.

Pero las habilidades sociales alcanzadas por el correcto uso de la inteligencia emocional no solo hará mejorar nuestro entorno laboral, sino que conseguiremos mejorar las relaciones con los clientes y otros públicos de la empresa, lo que hará mejorar la rentabilidad de la empresa. Mediante un correcto uso de los principios de la inteligencia emocional (percepción, retención, análisis, emisión y control) podemos llegar a ser unos bueno líderes y así, motivar nuestro equipo de trabajo.


Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio, de acuerdo a tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.